Niñez Migrante
ARCH-MIGRACION-INFANTIL-160714

Cada año, decenas de miles de niños, niñas y adolescentes mexicanos y de Centroamérica hacen viajes peligrosos hacia el norte e intentan cruzar la frontera hacia los Estados Unidos, muchos de los cuales hacen el viaje sin la compañía de sus padres o familiares lo que los hace ser mucho más vulnerables a ser víctimas de trata, secuestros y abusos, especialmente contra las mujeres jóvenes.

Si bien la migración es una condición humana y es una realidad desde la antigüedad, hay que señalar que de acuerdo con un informe del Centro de Investigaciones PEW, los factores culturales, socioeconómicos y de violencia en México y Centroamérica, han generado un incremento alarmante en la migración de niños, niñas y adolescentes que viajan sin compañía a la frontera entre México y Estados Unidos, en lo que va del año fiscal 2014 casi se ha duplicado el número, al sumar poco más de 47 mil niños.

De acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados-ACNUR, se espera que puedan llegar a los 60,000 durante el 2014. Existen estudios realizados por diferentes organismos que apuntan entre las causas de la migración de niños y adolescentes la reunificación familiar con sus padres que ya migraron a los EEUU, la falta de oportunidades de empleo o de estudio,  violencia intrafamiliar y la creciente violencia que ejercen en sus comunidades los grupos delictivos.

Asimismo, se han realizado entrevistas a niños y adolescentes, quienes  mencionaron haber sido víctimas del acoso e intimidación de pandillas. Por otra parte, los jóvenes repatriados son altamente vulnerables al reclutamiento por parte de grupos delictivos organizados. Appleseed México realizó una investigación profunda en la frontera de México con EEUU para analizar la situación que viven los niños para dar recomendaciones puntuales a los gobiernos de México y de Estados Unidos, buscando mejorar la protección de los niños mexicanos que en 2013 superaron los 17,000. Niños, niñas y adolescentes que viajaron sin compañía que fueron detenidos y repatriados a México de una manera casi inmediata.

Si bien el Reporte “Niños en la Frontera: Evaluación, Protección y Repatriación de Niños, Niñas y Adolescentes Mexicanos sin Compañía”, se publicó en el año 2011, las recomendaciones hechas en él, en su mayoría siguen siendo vigentes. Dicho estudio se centró en el análisis de las leyes, acuerdos internacionales y acuerdos fronterizos que abordan los derechos de los niños, niñas y adolescentes migrantes sin compañía.

Hacia finales de 2008 como política y práctica, los Estados Unidos regresaban a México cualquier menor sin compañía detenido en o cerca de la frontera, con poca o sin evaluación de los riesgos que encaraban en su retorno a México.

En diciembre de 2008, el Congreso cambió esta política de “puerta giratoria” (nombre dado al hecho de que los menores salían del país, tan pronto como entraban). La Ley sobre Protección de las Víctimas de Trata del 2008, ordenó al Departamento de Seguridad Nacional, entrevistar a cada niño, niña o adolescente sin compañía mexicano, para tomar la determinación de que (1) no sea una víctima potencial de tráfico o trata de personas, (2) no tenga posibilidad de solicitar asilo, y (3) que voluntariamente pueda y quiera regresar a su hogar en su país de origen (ser repatriado voluntariamente).

A menos de que todas estas preguntas se respondan de una manera afirmativa, el menor no debe ser regresado inmediatamente a México, sino que debe permanecer para ser evaluado y que pueda reclamar protección en los Estados Unidos.

Appleseed y Appleseed México (conjuntamente “Appleseed”) llevaron a cabo esta investigación para determinar la medida en el que la Ley de Protección de Víctimas de Trata ha mejorado la evaluación y protección de los niños, niñas y adolescentes mexicanos en la frontera para en su caso, dar paso a la repatriación. Más de 5 años han pasado y la promesa de esta sigue sin cumplirse.

Si bien la política de los EE.UU. ha cambiado, en la frontera el proceso de “puerta giratoria” sigue siendo la práctica. Además, la atención de los EE.UU. hacia los menores de edad sin compañía, se ha centrado en los niños de América Central, cuando la gran mayoría son mexicanos y por ser de un país contiguo, simplemente son repatriados en el menor tiempo posible sin evaluar si existe un temor real por regresar a su país, o  que no se ha evaluado bajo el concepto internacionalmente aceptado del interés superior del niño, que se traduce a que las decisiones migratorias deberían ser tomadas bajo este principio.

Para más información, consulte el reporte completo

Español

Inglés